ISSTH. Capítulo 159: Cuadrado por Fuera, Redondo por Dentro; una Tendencia de los Cielos.

Pasó tan rápidamente que el rostro de Xu Youdao cambió. Cerca de él, los ojos del Cultivador vestido de gris se entrecerraron mientras golpeaba su bolsa privada para sacar una hoja de madera.

Emitía una luz azulada que parecía indicar que podía repeler los rayos. La luz azulada rodeó al Cultivador vestido de gris mientras él daba varios pasos alejándose, como si no quisiera permanecer cerca de los demás.

El rostro de Xie Jie también cambió. En el mismo momento en el que la luz azulada parpadeó alrededor del Cultivador vestido de gris, una estatua de madera apareció en la mano de Xie Jie. La estatua tenía tres cabezas y seis brazos. Mientras aparecía, se transformó en una suave luz brillante que circulaba a su alrededor.

Han Bei reaccionó aún más rápido, antes incluso que Xie Jie o el hombre vestido de gris. En frente de ella apareció un trono de loto de tres colores; obviamente esto era también algún tipo de tesoro para repeler rayos.

Solo Xu Youdao y Meng Hao parecían no tener objetos similares. Xu Youdao dejó salir un gruñido frío mientras desenvolvía un tesoro azul con la forma de una píldora medicinal. La píldora emitía un escudo verde azulado que rodeaba su cuerpo.

Viento todo esto, Meng Hao rió seriamente. Los otros se habían aliado obviamente; de otro modo, cómo podrían haber venido con todos con tesoros para repeler rayos? Únicamente él y la mujer Li no habían venido preparados.

“Buen movimiento, Compañera Daoísta Han”, dijo Meng Hao serenamente, sus ojos se deslizaron por aquellos cuatro.

“Nunca anticipé que fueran a haber tantos rayos” dijo Han Bei ligeramente, “por lo que no estoy segura de a qué te refieres. Compañero Daoísta Meng, si no tienes ningún objeto que repela los rayos, entonces puedes usar esta Hoja Anti-Rayos. Es únicamente efectiva moderadamente, pero es mejor que nada”. En su mano apareció una hoja transparente mientras miraba a Meng Hao. Realmente, le había estado observando todo el tiempo, especialmente cuando entró en el caldero. Cuando eso ocurrió, sus ojos habían parpadeado.

Xie Jie y los otros dos hombres estaban mirando a Meng Hao, aunque era imposible de saber qué estaban pensando. Sus ojos parecían estar llenos de una pregunta sin respuesta.

Los rayos crujieron por encima de ellos, las explosiones de los truenos llenaban el aire. Eran poderosas y asombrosas. Cada rayo parecía ser increíblemente fiero, suficientemente fuerte como para destruir incluso a alguien en la etapa final de la Fundación Establecida.

Repentinamente, un rayo golpeó en medio de ellos. Una explosión sonó mientras el rayo se disipaba en incontables arcos de electricidad.

“No tengo objetos que repelan rayos, pero tengo un0 que atrae rayos”, dijo Meng Hao tranquilamente. La niebla de rayos apareció a su alrededor, que después se solidificó en la bandera de rayos.

La electricidad circulaba por ella, lo que incluía rastros de la Tribulación Celestial que había recogido. Claramente era un objeto extraordinario. Los rayos cercanos parecieron retorcerse, como si fueran empujados hacia abajo.

Si todos los rayos del área fueran recogidos hacia allí, entonces no importaría si los demás tenían objetos mágicos que repelieran rayos. Se transformarían en polvo tan rápido como lo había hecho la mujer Li.

Casi tan pronto como la bandera de rayos apareció y los rayos a su alrededor empezaron a ondear, Meng Hao volvió a succionar la bandera de regreso a su boca. Los rayos que iban a converger se dispersaron. Sin embargo, era obvio ahora que si la bandera permanecía en el área aunque fuera por un momento, atraería todos los rayos, por lo que todos morirían.

La expresión de Xie Jie cambió, los ojos del hombre vestido de gris se entornaron, Xu Youdao jadeó y dio unos pasos hacia atrás. El miedo hacia Meng Hao llenaba sus ojos.

La sensación de peligro llenaba sus cabezas, sus corazones batían fuerte. Expresiones extrañas llenaron sus rostros instantáneamente.

La voz de Xie Jie era algo seria mientras decía, “Compañero Daoísta, estás siendo un poco excesivo”. Su corazón permanecía vigilante mientras hablaba, su atención estaba concentrada únicamente en Meng Hao.

Xu Youdao se había visto afectado por la ferocidad de Meng Hao dos veces. Ahora, le miraba boquiabierto con una expresión complicada, sin decir nada. Y aun así, suspiraba por dentro. A su manera de ver, Meng Hao no era más débil que algunos excéntricos en Formación del Núcleo.

No necesitaba un objeto que repeliera rayos. Con un objeto que atrae rayos, había repentinamente puesto la partida a su favor, poniendo a todos los demás en desventaja.

“Compañero Daoísta, qué significa todo esto?” preguntó el hombre vestido de gris, mirando fijamente a Meng Hao.

“Oh, nada”, dijo Meng Hao. “Solo quiero recordaos, Compañeros Daoístas, que Meng Hao puede hacer caer rayos en cualquier momento.” Habló de una forma tranquila y calmada mientras permanecía allí plantado. Parecía preparado para sacar su tesoro de rayos si cualquiera de los rayos se dirigía hacia él.

Han Bei no dijo nada por un tiempo, después de un rato, apareció una sonrisa genial en su rostro.

“Estaba bromeando hace un momento, Compañero Daoísta Meng. Por supuesto que tengo una forma para ti para protegerte de los rayos”. Movió su mano y una hoja cayó del Trono de loto. Iba a entregársela cuando él rió y se acercó a ella.

Su rostro  cambió; su corazón estaba lleno de miedo por su forma de actuar, y cuando le vio acercarse, involuntariamente dio un paso hacia atrás.

Pero ya estaba él a su lado. “No hay necesidad de que te preocupes, Compañera Daoísta Han”, dijo serenamente. Los rayos chisporroteaban encima de ellos. “Vamos a usar los dos tu trono de loto. No sería eso más sencillo? O es que no quieres hacerlo?”

Una mirada retorcida apareció en su rostro, pero antes de que pudiera decir nada, el Cultivador vestido de gris asintió.

“Eso sería lo mejor”, dijo él.

“Estoy de acuerdo”, dijo Xu Youdao, dando un suspiro de alivio interiormente.

Los ojos de Xie Jie se iluminaron, no dijo nada para indicar desacuerdo.

Han Bei dudó por un momento, después le dirigió a Meng Hao una sonrisa amarga.

“Si esa es tu exigencia, Compañero Daoísta Meng, cómo podría no estar de acuerdo?” Apretó sus dientes mientras abría el escudo del trono de loto y permitía a Meng Hao entrar.

Ahora que Meng Hao estaba plantado al lado de Han Bei, dentro del escudo, los otros tres hombres se sintieron más tranquilos. La amenaza que había realizado Meng Hao hacía un momento estaba mucho más allá de lo que cualquiera hubiera podido anticipar. Aun recordarlo causaba que el pelo de su nuca se erizara. Meng Hao era verdaderamente feroz.

Han Bei miró profundamente a Meng Hao por un momento, con una sonrisa forzada. Después se inclinó ligeramente hacia él y empezó a moverse hacia delante. Meng Hao fue con ella, con su rostro calmado. Xie Jie y los demás les siguieron.

Cinco personas fueron avanzando gradualmente entre los torrentes de rayos. Los rugidos llenaban el aire. Los rayos caían, golpeando en el suelo y enviando chispas en todas direcciones.

Claramente, los objetos para repeler rayos eran extraordinarios; el grupo parecía estar completamente seguro. Los ojos de Meng Hao se deslizaron por ellos, por dentro, rió fríamente. Claramente estos objetos mágicos no eran cosas que los Cultivadores en Fundación Establecida pudieran tener en su posesión. Cada uno de estos Cultivadores debía de tener a alguien extremadamente poderoso respaldándoles, alguien que les proveyera del impulso necesario para poder entrar en este lugar.

“Xie Jie solo tiene a la Secta Tamiz Negro”, pensó. “En cuanto al hombre vestido de gris y a Xu Youdao, obviamente no son Cultivadores solitarios ordinarios. Deben de tener algunas conexiones poderosas”. Mientras el grupo continuaba avanzando, los rayos se fueron haciendo más intensos y temibles. El estruendo no parecía terminar nunca. Meng Hao había visto Tribulaciones de Rayo antes, pero los rayos aquí parecían aún más formidables.

“Este no es un lugar para Cultivadores en Fundación Establecida. Un solo rayo podría erradicar completamente a cualquiera de nosotros. Sin embargo, ninguna de esas personas parece estar preocupada en lo más mínimo. Obviamente sabían hacia dónde se dirigían y a qué se enfrentarían”.

“Fui el objetivo de la Tribulación de Rayos debido a mi Pilar Dao Perfecto, el cual no está permitido que exista. En cuanto a este caldero… el espíritu de los Cielos debe de estar furioso, lleno de un intenso deseo de destruirlo, aún más que a mí”. Meng Hao miró hacia arriba. Esta cantidad de rayos era incómoda a los ojos y hacía imposible examinar los alrededores. La única opción era continuar hacia delante.

Nadie habló mientras viajaban hacia delante. Aproximadamente pasó una hora, se habían adentrado bastante. Aun a pesar de que estaban todavía rodeados de rayos, la intensidad había disminuido, ahora eran capaces de ver un poco más claramente. Lo que vieron delante de ellos hizo que a todos les costara respirar.

Xu Youdao jadeó. “Eso es…” Su rostro estaba cubierto por la sorpresa.

Los ojos de Xie Jie brillaban, también jadeó. A su lado, los ojos del Cultivador vestido de gris brillaban mientras miraba hacia delante.

Los ojos de Han Bei también se pusieron más brillantes.

Lejos, delante, en el centro del caldero gigante, había nueve estatuas enormes. Cada estatua representaba a un hombre de mediana edad. La ropa que vestían no eran como la ropa de tiempos modernos; era mucho más simple. Y aun así, eran claramente túnicas largas.

Entre las nueves personas representadas, tres tenían coronas en sus cabezas. Dos tenían pelo largo, el cual caía sobre sus hombros. Una estaba completamente calva. Emitían un poder imponente que era difícil de describir. Parecía como si cada estatua representara algún poderoso Dao que demostrara un camino del cielo y la tierra.

Cualquiera que viera estas estatuas se quedaría aturdido, lleno de una sensación de gloria antigua. Las estatuas no estaban plantadas; algunas de ellas estaban arrodilladas sobre una rodilla, con ambos brazos extendidos hacia arriba, con las cabezas inclinadas.

Se podían ver objetos dentro de las manos que estaban estiradas!

Había algún tipo de tesoro con forma de rueda, algo que era claramente una espada extraordinaria, así como una botella de jade brillante. Cada estatua tenía un tesoro diferente. El brillo parpadeante creado por los tesoros creó múltiples ilusiones brillantes. Meng Hao y los demás no pudieron evitar jadear.

En las manos de una de las estatuas se podía ver dos antiguos pergaminos! Los rasgos de esta estatua se parecían muchísimo a Han Bei!

En la espalda de la estatua había una gigantesca grieta, que había sido hecha obviamente por los rayos de los Cielos. Era imposible de decir cuántos años habían pasado de que había ocurrido.

Si esto fuera todo, no sería un gran problema. Pero había más, Meng Hao estaba atónito, y todos los demás estaban jadeando. En el centro de las nueve estatuas increíbles había un objeto hacia el cual estaban todos inclinándose… un caldero circular de bronce!

Una voz sonó en la mente de Meng Hao: “Cuadrado por fuera, circular por dentro; una tendencia de los Cielos!”

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

Anuncios

7 respuestas a ISSTH. Capítulo 159: Cuadrado por Fuera, Redondo por Dentro; una Tendencia de los Cielos.

  1. Lucas dijo:

    En la espalda de la estatua había una gigantesca griega,(grieta?) que había sido hecha obviamente por los rayos de los Cielos. Mil gracias!

    Le gusta a 1 persona

  2. jojojojojo hacelos mierda a todos ahora meng ninguno es importante 😉

    Le gusta a 1 persona

  3. hernan fontela dijo:

    Muchas gracias-

    Le gusta a 1 persona

  4. lanree dijo:

    Gracias por el capítulo 🙂

    Los otros se habían aliado obviamente; de otro modo, cómo podían ahber venido [..] (haber venido. También creo que quedaría mejor “podrían”, porque a la frase le sigue [haber venido todos con tesoros para repeler rayos]. No es como si les cuestionara “cómo pudiste hacerlo?”, sino sino más a lo “de qué otra forma podrías sino es así?” algo de ese estilo jaja)

    “Nunca anticipé que fueran a haber tantos rayos” dio Han Bei ligeramente [..] (dijo)

    “Oh nada”, dijo Meng Hao. (Oh, nada)

    Meng Hao había visto Tribulaciones de Rayo antes [..] (de Rayos)

    “Este no es un lugar para Cultivadores en Fundación Establecida. (El “ del inicio no tiene uno final. Creo que el pensamiento termina en [parece estar preocupada en lo más mínimo.])

    Le gusta a 1 persona

    • wusemb dijo:

      ya solucionado todo, aunque lo de Tribulaciones de Rayo lo dejé así… considero Rayo como un adjetivo de cómo son las tribulaciones, imagina que fuera Tribulaciones de Sangre… aunque sea plural tribulaciones, se vería raro poner Tribulaciones de Sangres…. otra cosa sería que se comentara los Rayos de la Tribulación… ahí rayos sí que estaría en plural, igual que si fueran Rayos de Tribulaciones….. No sé… me parece más correcto así 😛

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s