ISSTH. Capítulo 143: Fantasma en la Noche.

Meng Hao se plantó en frente de la ventana del segundo piso. La luna colgaba en el cielo. En la distancia, se podía ver una montaña cubierta con hechizos ondulando que parecían formar una fina malla.

El grito miserable venía desde esa montaña. En ese momento, se podían ver múltiples figuras volando hacia allí desde diversas montañas de los alrededores para ver qué estaba pasando.

Pronto, varios rayos prismáticos salieron disparados hacia la montaña. No mucho después, las ondas de los hechizos se desvanecieron, todo retornó a como había sido hasta hacía unos momentos. Todo estaba quieto.

Meng Hao frunció el ceño mientras sus ojos se iluminaban. Recordaba que la montaña desde la que había salido el grito era la misma montaña hacia la que el hombre de rostro pálido había ido un poco antes ese mismo día. Viendo a las figuras salir y volar hacia la montaña, Meng Hao iba también a ir a investigar, pero se paró repentinamente.

Su rostro cambió mientras miraba hacia su bolsa del Cosmos. La golpeó y apareció el Jade de Demonio Sellado.

Brillaba emanando una misteriosa luz. Un sentimiento muy extraño se alzó en el corazón de Meng Hao. No podía decir qué es lo que era, pero parecía como si hubiera algún Qi invisible picando en su corazón.

Pensativamente, sacó la pieza de jade que le había dejado el Octavo Sellador de Demonios y lo puso en su mano.

La voz arcaica del Octavo Sellador de Demonios sonó en su mente. “Algunos espíritus en el ciclo de la reencarnación evitan el entierro. Su Qi parece Demoníaco sin serlo. Están por encima de las criaturas vivas, pero infectadas con las decenas de miles de variaciones del mundo mortal. El Qi es sereno. Consumido por huesos y espíritu, pueden liderar su marcha por el camino. Si encuentras ese Qi, debes sellarlo!”

Meng Hao pensó por un momento, y finalmente decidió no ir. Siguió plantado al lado de la ventana, lanzando su Sentido Espiritual hacia la dirección desde donde el sonido escalofriante había salido. Lo primero que escuchó fue voces discutiendo.

“Este es el sexto compañero Daoísta que muere. Si la Secta Tamiz Negro no puede ofrecer una explicación ahora, entonces nos iremos!”

“Eso es cierto. Respondimos a vuestra llamada para obtener una Píldora Tamiz de Tierra. Si la gente fuera muriendo en batallas, no habría problema; pero recientemente la gente ha estado muriendo de formas miserables en mitad de la noche! Después selláis la zona y no permitís que nadie investigue. Esto es muy raro! Por supuesto que tengo preguntas!”

Había unos diez Cultivadores cerca de la montaña, mirando fríamente a los Cultivadores de la Secta Tamiz Negro quienes estaban previniendo que fueran a investigar la escena de la muerte.

En la distancia, una cantidad no precisamente pequeña de Cultivadores habían volado fuera de sus respectivas montañas y estaban observando desde la distancia. No dijeron nada, pero todos ellos emitían el poder de sus bases de Cultivo. Una gran presión se elevó, transformándose en un tipo de revuelta silenciosa.

Los rostros de los discípulos de la Secta Tamiz Negro se volvieron complicados. Sin embargo, fue en este momento en el que una voz grave se escuchó repentinamente.

“La Secta ofrecerá una explicación dentro de tres días.” Mientras sonaba la voz, apareció un anciano vistiendo ropa ancha Daoísta. La presión emitida por su cuerpo hizo que los rostros de los Cultivadores de alrededor cambiaran.

Todos los discípulos de la Secta Tamiz Negro se inclinaron.

“Saludos, Anciano Chen.”

El anciano dio un paso hacia delante. Estaba plantado bajo de ellos al pie de la montaña, todos los Cultivadores en Fundación Establecida que flotaban por encima de él estaban en silencio. Muchos de ellos ofrecieron inclinaciones respetuosas. Obviamente, sabían quién era este anciano.

Meng Hao seguía plantado en la ventana, con su expresión igual que siempre. Sin embargo, lentamente empezó a fruncir el ceño ligeramente. El hombre viejo era un Anciano de la Secta Tamiz Negro, y su base de Cultivo no estaba en la etapa de Fundación Establecida, sino en la de Formación del Núcleo.

Su mirada se deslizó por la gente allí reunida. Cuando habló, su voz no era muy alta y, sin embargo, alcanzó las mentes de todo aquel que estaba en el área. “Aprecio mucho que todos hayáis sido capaces de venir a la Secta Tamiz Negro.  En cuanto a los asesinatos que han pasado en los últimos días, yo también estoy bastante enfadado al respecto. Dentro de tres días, acabaré con el asesino por mí mismo.

“Con el Anciano Chen presente, estamos mucho más tranquilos. Gracias por administrar justicia.” Los Cultivadores en Fundación se inclinaron uno tras otro y después regresaron a sus respectivas montañas. Un Anciano de la Secta Tamiz Negro había aparecido; aunque no había ofrecido una explicación, cómo podían ellos continuar argumentando sobre lo ocurrido?

Poco después, todo se quedó tranquilo de nuevo. El Anciano Chen se fue, al igual que lo hicieron los discípulos de la Secta Tamiz negro. La montaña desde la que había sonado el grito estaba también tranquila. Nadie estaba deseando realizar más intentos de investigación.

Pareciendo pensativo, Meng Hao volvió a sentarse con las piernas cruzadas y a meditar. Dentro de su mente resonaron las palabras del Octavo Sellador de Demonios.

“Está pasando algo extraño en la Secta Tamiz Negro…” Los ojos de Meng Hao se abrieron, llenos de un intenso brillo. El Qi punzante que sentía parecía hacerse más grueso.

Bajó su cabeza por un momento, pensando. Después sacó la máscara del Legado del Inmortal de Sangre. Enviando su Sentido Espiritual dentro, vio al Patriarca del Clan Li, envuelto por la niebla de sangre de Meng Hao. Parecía estar volviéndose más débil últimamente. Ya no gemía como lo había hecho antes; no parecía tener fuerza.

“Qué sabes sobre la Secta Tamiz Negro?” preguntó Meng Hao a través del Sentido Espiritual. Siempre había encontrado la identidad del hombre viejo como Espíritu de Sangre algo extraña. El sentimiento era incluso más fuerte cuando pensaba en Li Daoyi.

“Conozco perros apestosos, pequeño hijo de p***a” dijo el Patriarca del Clan Li, su ronca voz estaba llena de veneno. “Si tienes habilidad después de todo, tú…”

Antes de que pudiera terminar de hablar, Meng Hao cortó tranquilamente su dedo y usó una gota de sangre para rodear al anciano con más niebla de sangre. Se pudo escuchar un gemido miserable, retiró después Meng Hao su Sentido Espiritual. No realizó más preguntas, guardando de nuevo la máscara.

Mientras tanto, bajo las Diez Mil Montañas de la Secta Tamiz Negro, había una enorme red de cuevas, como un laberinto gigante. Profundamente, en un hueco, había una plataforma alta adornada con antorchas ardiendo. La luz de las antorchas llenaba el lugar con sombras moviéndose.

Encima de la plataforma, tres viejos Cultivadores estaban sentados con las piernas cruzadas. Sus cuerpos estaban marchitos y, conforme estaban allí sentados, parecían casi muertos. Un fuerte Qi de muerte circulaba a su alrededor. Y aun así,  sus ojos estaban abiertos y brillaban con una luz antigua no de este mundo.

Sus figuras parecían retorcerse y deformarse, como si existieran en algún lugar entre lo físico y lo incorpóreo, sin estar dentro completamente de este mundo.

Situado en medio de ellos había un trozo de cuero. Parecía estar hecho de piel de algún tipo de bestia salvaje. Sus bordes estaban hechos jirones y en su superficie había algún tipo de mapa.

El mapa de cuero parecía estar lentamente retorciéndose. Plantado encima de él se veía la imagen fantasmal de un hombre, quien en este momento estaba dejando salir un grito silencioso. Parecía como si fuera el fantasma de un hombre de mediana edad con su rostro demacrado. Este era uno de las cinco personas que habían llegado con Meng Hao.

Su cuerpo empezó a volverse borroso y pronto desapareció. Cuando lo hizo, los bordes del cuero lentamente se expandieron un poco, mientras que el cuero se puso un moco más brillante. Esta era una escena que si alguien la observara encontraría increíblemente extraña.

Algo de tiempo pasó, y entonces, uno de los ancianos habló con una voz ronca y rasgada: “Bajo la luz de la luna mañana, deberá consumir a otra persona. Entonces podremos comenzar.”

“Esta vez debemos lograrlo, sin importar cómo. Debemos…! Debemos adquirir ese objeto legendario. No solo por nosotros, sino también por los Patriarcas. Entonces todos nosotros podremos despertar. No tendremos que seguir ocultándonos en este reino de oscuridad, este lugar vacío sin tierra sobre la que poder poner un pie.”

“Todavía no hay suficientes novatos en Fundación Establecida allí. Debemos de extender la noticia por todos lados, pero las Sectas y los Clanes no son fáciles  de engañar. Humph.”

“No se puede hacer nada. Estos novatos en Fundación Establecida son solo parte de un todo. Con todo lo demás que hemos preparado, definitivamente lo lograremos esta vez.” El sonido de sus voces se desvaneció lentamente. Pronto, el único movimiento que había era el del cuero retorciéndose, situado entre ellos como si fuera algún tipo de objeto de trabajo.

La noche pasó sin novedades y pronto amaneció. Meng Hao abrió sus ojos desde la meditación. Fuera de su residencia, vio un rayo de luz multicolor acercándose. Se transformó en una mujer vistiendo una toga negra. Era alta y esbelta, con una piel blanca y un pelo hermoso que caía sobre sus hombros. Fue disminuyendo la velocidad mientras se acercaba, yendo a pararse fuera de la residencia de Meng Hao.

“Discípula Han Bei¹ de la Montaña de Píldoras de la Secta Tamiz Negro, he sido enviada a entregarle una Píldora Tamiz de Tierra” dijo ella. “Compañero Daoísta, puede por favor salir?” Tenía una voz inteligente y una sonrisa tan bella como una flor brotando. Su presencia parecía hacer que todo fuera más brillante. Sus ojos eran seductores, su sonrisa blanca y adorable. Vestía una túnica larga verde esmeralda, recortada con un bordado violeta. En general, tenía una apariencia de otro mundo.

Meng Hao salió y después se sentó en una mesa.

Ella miró a Meng Hao, sin cambiar su sonrisa. Mientras lo hacia, sus ojos parecían brillar más intensamente, aunque si era consciente o inconscientemente era imposible de decir.

“Compañero Daoísta, puedo preguntar su honorable nombre?” Preguntó ella con una sonrisa ligera. Su voz era tan placentera como la llamada de una alondra. Escucharla podía ser descrito como un placer.

“Meng Hao” respondió él serenamente, sin intentar ocultar su identidad. Mirando a la mujer en frente de él, se podía decir que su base de Cultivo era extraordinaria. Parecía estar en la etapa temprana de la Fundación Establecida.

“Meng…” Han Bei le miró en shock por un momento. Ella estudió su rostro y después rió. “Por tanto, es usted el Compañero Daoísta Meng. Esto de aquí es el contrato. Podría por favor marcarlo con la huella de su pulgar? Después le puedo dar su Píldora Tamiz de Tierra. Después de todo, si usted sigue los requerimientos puestos por la Secta, después obtendrá una segunda.” Levantó su delicada mano. Alrededor de su muñeca había un brazalete verde esmeralda. Un brillo salió de él y, en sus manos, apareció un pergamino de papel, que entregó a Meng Hao.

Su expresión era la misma de siempre, miró a su brazalete por un momento, después aceptó el pergamino. Lo miró por encima, después levantó su pulgar derecho y dejó una marca en el papel.

Han Bei le observó todo el tiempo. Después de que él pusiera la huella de su pulgar en el papel, sacó una caja de jade del tamaño de una mano y lo puso a un lado.

“Aquí está su Píldora Tamiz Negro. Por favor, tenga en cuenta que esta píldora no puede ser consumida durante el día. Después de todo, su nombre completo es Píldora de la Madre Tierra del Tamiz de la Luna. Cuando la consuma, deberá absorber la luz de la luna.” Sonrió, después levantó su pie para después irse.

Antes de que se pudiera ir, Meng Hao dijo repentinamente, “Nos hemos encontrado antes?”

Sus palabras le hicieron mirarle boquiabierta en shock.

“No recuerdo haberle visto antes, Compañero Daoísta Meng.”

“Error mío” dijo él. “La confundí con otra persona.” Frunció el ceño como si estuviera pensando intensamente. Han Bei rió. Después de asentir por última vez, se transformó en un rayo de luz y se fue. Mientras se iba, su sonrisa se transformo en una mirada pensativa.

Meng Hao cogió la caja de jade que contenía la Píldora Tamiz de Tierra. Después de regresar a su residencia, la abrió. Dentro había una píldora medicinal del tamaño de una mano de un bebé. Era blanca y estaba envuelta en un sello de cera. A pesar de eso, un grueso aroma medicinal salía de ella, así como unas ondas de energía espiritual.

“Realmente, una de estas píldoras es suficiente para mí. Pero, no puedo consumirla como si nada. Necesito comprobar si es real o falsa.” Puso la caja de jade aparte, después cerró sus ojos y continuó meditando.

El tiempo siguió deslizándose y pronto era ya noche profunda. La luna colgaba brillantemente en el cielo y todo estaba tranquilo. Fuera de la montaña de Meng Hao, sin embargo, la figura de una sombra apareció sin hacer ningún ruido. Su apariencia era muy extraña, como una ondulante pieza de cuero. Una mirada más de cerca, reveló que los rasgos de la persona no eran ni más ni menos que los del hombre de mediana edad con rostro demacrado que había fallecido.

Sus ojos brillaban. Miró a su alrededor, a las montañas circundantes, después seleccionó la de Meng Hao. Su cuerpo se movió y flotó hacia la residencia de Meng Hao.

Mientras se acercaba a la residencia en la cima de la montaña, Meng Hao, que estaba sentado con las piernas cruzadas meditando, repentinamente levantó su cabeza. Sus ojos brillaban intensamente.

——————————–

1.- El nombre Han Bei en chino es 韩贝 hán bèi  – Han es un apellido común, Bei significa “caparazón”.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

Anuncios

18 respuestas a ISSTH. Capítulo 143: Fantasma en la Noche.

  1. xu qing que paso con la mina? meng hao no va a morir ya lo sabemos no?

    Me gusta

  2. lanree dijo:

    Gracias por el capítulo!

    Qué son filos?
    “Sus filos estaban hechos jirones y en su superficie había algún tipo de mapa.”
    .
    mientras que el cuero se puso un moco más brillante. (un poco)

    Con todo lo demás que hemos preparado, definitivamente lo lograremos estaba vez. (esta vez)

    Me gusta

  3. Alucard dijo:

    Todos los discípulos de la Secta Destino Violeta se inclinaron.

    No era la Secta Tamiz Negro?

    Le gusta a 1 persona

  4. Berzi dijo:

    Gracias, la novela es increíble por casualidad me puedes decir algunas otra novelas que sean igual de buena y largas ya traducidas como esta? si no es mucha molestia claro…

    Le gusta a 1 persona

  5. hernan fontela dijo:

    Gracias 🙂

    Le gusta a 1 persona

  6. Limian dijo:

    Una pregunta no se supone que todos los integrantes de la Secta Tamiz Negro eran mujeres? O eso recuerdo, corrigeme si estoy mal xD

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s