ISSTH. Capítulo 142: Secta Tamiz Negro.

Mientras el cuerpo de Meng Hao temblaba dentro de la niebla, sus ojos empezaron a emitir un brillo poderoso. Incluso su respiración se aceleró. Su base de Cultivo rotó rápidamente, haciendo que la niebla hirviera.

Meng Hao, sin embargo, no notó nada de todo esto. Estaba mirando intensamente a la Píldora de Cultivo Cosmética y algo que estaba grabado en uno de sus lados: una montaña.

La montaña había sido, obviamente, grabada por la mano de alguien, no con magia. Esta no era un tipo de píldora medicinal. Era ordinaria. El grabado era sentimental.

La montaña era algo de lo que la gente de fuera de la Secta Confianza no sabría nada. Era la Montaña Este de la Secta Confianza!

La forma de esa montaña estaba grabada en la mente de Meng Hao, y él la reconoció inmediatamente.

Quién podría haber puesto esta imagen de una montaña en esta Píldora de Cultivo Cosmética, la cual después apareció en el Estado de Cielos Despegados…? Una imagen clara apareció repentinamente en la mente de Meng Hao.

Era una bella y fría mujer vistiendo ropas blancas. Ella había llevado a Meng Hao hacia el Mundo del Cultivo. Bajo la luna, había mirado hacia él… Xu Qing.

Hermana Xu.

Meng Hao no podía probar de forma concluyente que esta Píldora de Cultivo Cosmética fuera la que le había dado a la Hermana Xu como regalo, pero su intuición le decía que era esa misma.

Sujetó la píldora en su mano, lentamente cerró su puño sobre ella. Se sentó allí quieto. Bajo el ancho sombrero de bambú, una tormenta empezó a aparecer en su rostro.

“Si ella nunca usó esta píldora e incluso se la llevó con ella a la Secta Tamiz Negro, entonces… por qué está aquí ahora? Qué le ha pasado en la Secta Tamiz Negro? Esto es un dibujo de la Montaña Este. Ella qué añora…. a la Secta Confianza o a una persona….?”

“Qué significa el dibujo de la Montaña Este? Le dio ésta píldora a alguien? O la vendió? La persona con la que he estado interactuando no puede haber sido ella.”

Aflojó su agarre y miró de nuevo al grabado en la píldora. Su corazón repentinamente se llenó con un fuerte deseo de ver a la Hermana Xu. Las respuestas a sus preguntas ya existían, profundamente dentro.

“Hermana Xu…” Una mirada afilada brilló en sus ojos y tomó aire profundamente. Esta píldora le decía que si ella no la había vendido o la había entregado, entonces la única otra posibilidad era…..

Sintió un dolor atravesando su corazón mientras su visión se volvía borrosa. En su mente estaba la imagen de la Hermana Xu de aquellos tiempos, hace ya mucho. Lentamente guardó la Píldora de Cultivo Cosmética dentro de su bolsa del Cosmos.

“La Secta Tamiz Negro…. Y además está el Clásico del Tiempo…” Meng Hao lentamente levantó su cabeza, mirando a las luces brillantes en frente de él. Este no era un lugar donde él pudiera atacar; sería imposible de saber qué ocurriría si hiciera algo impulsivo. No quería golpear la hierba y asustar a la serpiente, poniendo a su enemigo en guardia.

Pensó un poco más, después, sus ojos se llenaron de determinación. En su mente se había decidido; definitivamente iría a la Secta Tamiz Negro.

Meng Hao no estaba de humor de participar en lo que quedaba de reunión secreta. Seguía pensando en la imagen de la Hermana Xu de aquellos años. Cuando la reunión finalmente terminó, dejó salir un ligero suspiro. La niebla a su alrededor se disipó. El anciano Qingshan saludó al grupo y movió su mano. Después se giró y se fue. Aquellos que permanecieron en el pabellón no se quedaron por allí a hablar. Uno tras otro, desaparecieron, siendo teletransportados aleatoriamente fuera. Tales métodos hacían que la Alianza de Comercio Secreta fuera más y más popular.

Cuando Meng Hao reapareció, estaba fuera de la puerta de otra mansión de la ciudad.

Este lugar estaba a medio camino, cruzando la ciudad, desde el lugar hacia donde había seguido a Lu Tao. Meng Hao había constatado que el palacio donde había estado no estaba situado dentro de la ciudad. El lugar al que había seguido a Lu Tao era meramente una forma de entrar.

Bajó por la calle iluminada por la luna, mirando hacia el cielo. Su larga y solitaria sombra se extendía por el suelo, totalmente sombría.

La luna, en el cielo, era la misma, pero la situación era distinta. Parecía que habían pasado años desde el día anterior. Mirando hacia atrás en el tiempo, parecía como si no tuviera un lugar al que llamar hogar.

Suspiró mientras seguía caminando.

Continuó caminando hasta que salió el sol, después caminó hasta abandonar esta ciudad de Cultivadores. Finalmente, su cuerpo se transformó en un rayo prismático que salió disparado por el Estado de Cielos Despejados hacia la Secta Tamiz Negro!

Varios días después.

La Secta Tamiz Negro estaba situada al este del Estado de Cielos Despejados, en el medio de las Cien Mil Montañas. Su puerta principal era enorme y poderosa. Su majestuosidad hacía que el asombro entrara en el corazón de cualquier Cultivador que la mirara.

Los alrededores de las Cien Mil Montañas servían como contraste a las noventa y nueve montañas que estaban en el centro. Sobre esas noventa y nueve montañas flotaba una enorme montaña, volteada para crear algo que era casi tan grande como un continente. En la parte de arriba, crecían sauces, algunos de unas cuantas docenas de metros, otros de cientos. Las nubes se enroscaban alrededor de esa masiva tierra, dándole un aire verdaderamente celestial.

Edificios ricamente ornamentados, pagodas y templos, lo cubrían. Debajo de ella, las noventa y nueve montañas estaban todas conectadas por coloridos puentes. Como era de esperar, todo era bello.

Agua gorgoteando caía desde las rocas desiguales del fondo de la montaña flotante, haciendo de esta secta un lugar de indescriptible belleza. Los débiles sonidos de las campanas llenaban el aire, creando un increíble ambiente sereno.

La cima más alta de la montaña flotante parecía estirarse hacia los Cielos. Era allí donde, por generaciones, había existido un enorme quemador de incienso. Tres masivos palos de incienso estaban plantados justo dentro del quemador de incienso. Parecían inextinguibles, como si su fragancia pudiera permanecer para toda la eternidad. El humo subía hacia el cielo para finalmente ser transformados por los susurros del viento entre las ramas de los sauces y después dispersarse.

Estas eran las tierras de la Secta Tamiz Negro.

De hecho, si la Secta Tamiz Negro quería, podía reclamar las Cien Mil Montañas como parte de la secta. Después de todo, era una de las cinco grandes sectas del Dominio Sur. Sus reservas Dao eran profundas, y las técnicas de su secta, de decenas de miles de años de antigüedad.

La energía espiritual aquí era muy gruesa. De hecho, la energía espiritual de las cercanas Cien Mil Montañas era más gruesa, mucho más, que la de cualquier montaña espiritual del Estado del Zhao. Una sola montaña allí tenía más energía espiritual que el valle donde Meng Hao había alcanzado la Fundación Establecida.

Esto era especialmente cierto dentro de las Mil Montañas: allí existía energía espiritual tan gruesa que incluso los mortales que vivían en la región tenían la longevidad incrementada. Desde el nacimiento, respiraban energía espiritual y no tenían necesidad de practicar el Cultivo para incrementar su tiempo de vida.

Dentro de las Cien Montañas, era aún más asombroso.

Un joven plantado fuera de las Cien Mil Montañas, vestido con una túnica negra y con su rostro lleno de una expresión de nobleza y orgullo. “Las Cien Montañas de la Secta Tamiz Negro,” dijo serenamente, “es donde únicamente miembros cualificados de la Secta Interna pueden practicar el Cultivo. De hecho, las Mil Montañas son muy superiores a cualquiera de las llamadas montañas espirituales en el mundo.”

Plantado a su alrededor habían cinco Cultivadores, todos ellos observando la Secta Tamiz Negro. Cada uno vistiendo diferentes ropas, obviamente por provenir de diferentes áreas. Uno de los que estaban en medio vestía una túnica de escolar. Su piel era un poco oscura, pero tenía una disposición refinada como de estudioso. Era ni más ni menos que Meng Hao.

“Las Diez Mil Montañas son para los invitados. Sin embargo, os aviso, Compañeros Daoístas, no os adentréis en ninguna montaña que no sea la que se os haya asignado.” El joven sonrió mientras miraba a los cinco. “Hay muchas bestias fieras selladas en el área. Además, hay determinadas montañas que están reservadas para un uso especial y están vigiladas por discípulos de la Secta Interna. Si os adentráis en una de esas áreas, podéis no salir vivos.”

 El joven sonrió mientras su mirada pasaba por cada uno de ellos.

“Compañeros Daoístas, habéis respondido todos a la llamada de la Secta Tamiz Negro. Ahora que estáis aquí, sois invitados de la Secta. Estaréis dentro de las Diez Mil Montañas, una persona por montaña. Todo lo que necesitáis para practicar el Cultivo ha sido preparado para vosotros. Una vez que entréis en vuestra montaña, un discípulo de la Montaña Píldora de la Secta Tamiz Negro os entregará una Píldora Tamiz de Tierra a cada uno.

“Esta píldora es un regalo de bienvenida. Sin embargo, Yo, Zheng, debo recordaros; tomar esta píldora, entrar en la montaña y firmar con la huella del dedo significa que estáis entrando en el acuerdo. Si renegáis de vuestra promesa u os marcháis en secreto, entonces seréis castigados por la Secta Tamiz Negro.” Con una sonrisa, unió sus manos y se inclinó.

Cerca, cinco discípulos Externos de la Secta Tamiz Negro esperaban para recibirles.

“Parece justo” dijo uno de los cinco cultivadores, un anciano en una túnica gris. Los demás mencionaron estar de acuerdo. Meng Hao no dijo nada mientras miraba hacia las montañas interminables.

“Muy bien entonces. Compañeros Daoístas, no tendréis que esperar mucho antes de que empecemos. Bastantes otros ya han llegado.” El joven sonrió mientras se inclinaba de nuevo.

Dentro del grupo de cinco personas de Meng Hao había un hombre de mediana edad con un rostro cetrino. “Cuantos Compañeros Daoístas en la etapa Fundación Establecida han venido ya?” preguntó repentinamente.

“Sin contaros a vosotros, hay ya noventa y siete.” El joven apellidado Zhen asintió, después se giró, transformándose en un rayo de luz que salió disparado hacia la distancia.

“Compañeros Daoístas, por favor, seguidnos. Os llevaremos a vuestras respectivas montañas.” El grupo de cinco discípulos jóvenes, quienes obviamente eran de la Secta Externa, unieron sus manos y saludaron respetuosamente, después les mostraron el camino.

La persona guiando a Meng Hao era una joven de unos veintiséis o veintisiete años. Su base de cultivo estaba en el séptimo nivel de Condensación Qi. Era guapa y tenía un aire de inteligencia.

“Señor, por favor, sígame.” Dijo suavemente. Aunque la piel de Meng Hao era un poco oscura, era culto y refinado. Tenía el aire de un estudioso, lo cual no era común entre los Cultivadores. Esto causó que la joven le diera unas cuantas miradas.

Lo que era especialmente fascinante eran sus ojos claros, dentro de ellos se podía ver el brillo de un poco de poder Demoníaco. Para una joven e impresionable chica como ella, ser observada por Meng Hao la hizo enrojecer.

“Señor…” dijo, bajando su cabeza.

“Dirígeme” dijo él con una ligera sonrisa. Verla le recordó la Secta Confianza y a Xu Qing. Miró hacia las montañas interminables de la Secta Tamiz Negro, la terquedad brillaba dentro de sus ojos.

La joven guió a Meng Hao a una montaña alta y de color verde esmeralda. En su cima había una residencia y un patio. Habían enredaderas rodeándolo todo, junto con un camino de piedra caliza marcando un camino alrededor de la montaña. El viento soplaba, haciendo que el poder espiritual se moviera hacia delante y atrás. Toda la escena causaría que el espíritu de cualquiera se elevara.

Después de alcanzar el patio, Meng Hao sacó un ornamento para la cabeza con una perla de la bolsa privada que había adquirido del hombre llamado Xu, en la reunión secreta. Se lo dio a la joven, y después la despidió. Ella se fue, con su rostro sonrojado, mirando hacia atrás repetidamente a Meng Hao. Su corazón parecía estar un poco encendido.

Pronto, el cielo empezó a oscurecer. Mientras la noche se acercaba, todo se fue silenciando. Lo único que se podía escuchar era los ruidos de los insectos que llegaban desde el exterior. Meng Hao se sentó con las piernas cruzadas en la segunda planta del edificio, meditando. De pronto, sus ojos se abrieron.

Fue en ese momento en el que el silencio en el exterior fue repentinamente roto por un grito escalofriante. Sonaba como si alguien estuviera luchando dando sus últimos estertores antes de morir. El silencio fue desgarrado en pedazos mientras el grito llenaba el aire.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

Anuncios

5 respuestas a ISSTH. Capítulo 142: Secta Tamiz Negro.

  1. nicobaez16 dijo:

    Gracias por le capitulo XD

    Me gusta

  2. lanree dijo:

    Gracias por el capítulo!

    Esta no era un tipo de píldora medicina. (medicinal)

    Su corazón repentinamente se llenó con un fuerte deseo de ver al a Hermana Xu. (a la Hermana Xu)

    Esta píldora le decía que si ella no la había vendido o la vía entregado [..] (o la había entregado)

    En su mente estaba la imagen de la Hermana Xu de de aquellos tiempos [..] (hay un “de” demás en “de aquellos tiempos”)

    Esta es una pavada de error pero hay dos espacios jajajaja “Su majestuosidad”

    A qué se refiere con “girada para crear algo que era casi tan grande como un continente.”? Estaba de costado? (Por cierto, san puta que era grande jajajaja ni los pisos de Torre de Dios son así xD)

    Sus reservas Dao eran profundas, y las técnicas de su secta de decenas de miles de años de antigüedad. (y las técnicas de su secta, de decenas de miles de años de antigüedad.)

    Además, hay determinadas montañas que están reservadas para un uso especial y están vigiladas por discípulos de la Seta Interna. (Secta Interna. También hay doble espacio en “un uso” jaja)

    Sin embargo, Yo, Zheng, debo recordaros, tomar esta píldora entrar en la montaña y firmar con la huella del dedo significa que estáis entrando en el acuerdo. (Sin embargo, Yo, Zheng, debo recordaros que tomar esta píldora, entrar en la montaña y firmar [..] )

    Le gusta a 1 persona

    • wusemb dijo:

      Ale… ya está todo solucionado…

      a lo de la montaña girada, cambio el “girada” por “volteada” a ver si así se entiende mejor… yo lo que entiendo, por como lo explica en el texto es que la montaña está flotando, imagina que la montaña fuera un triángulo….. pues si la montaña fuera un triángulo apuntando con una esquina hacia arriba y las otras dos esquinas tocando el suelo… pues en este caso, la cima o la esquina superior estaría mirando hacia abajo, y lo que sería de normal la base de la montaña, estaría apuntando al cielo, y allí sería donde estarían las casas y demás.

      Me gusta

  3. hernan fontela dijo:

    Gracias por el cap 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s