ISSTH. Capítulo 140: No Conoces las Reglas?”

Meng Hao se acercó a la mansión, levantó su mano y tocó tres veces a la puerta. La puerta se abrió hacia dentro sin realizar un ruido. Dentro, todo estaba de color oscuro. Parecía haber sido colocado algún tipo de escudo negro.

Mirándolo, Meng Hao pudo ver ondas mágicas por su superficie, pero nada que indicara que le atacaría. Estaba simplemente diseñado para controlar qué Cultivadores podían entrar. Meng Hao lo observó por un momento, recordando las diversas personas que habían llegado antes que él. Rápidamente lo comprendió.

“Esto previene que cualquiera que no sea un Cultivador en Fundación Establecida pueda entrar.” Su rostro estaba tranquilo, pero cubierto con el sombrero de bambú, dio un paso, entrando en el escudo.

Después del espacio de algunas respiraciones, apareció un suave brillo dentro de sus ojos. Ahora estaba fuera de lo que parecía ser un palacio de un príncipe mortal.

El palacio era grande e imponente, como una enorme criatura yaciendo acostada sobre la tierra. Tenía un aire muy solemne. Fuera del palacio había plantado un anciano vistiendo una túnica Daoísta. Su expresión era plácida, su base de cultivo estaba en la etapa final de Fundación Establecida. Cuando vio a Meng Hao, se acercó, con los ojos brillando.

Miró hacia Meng Hao y después dijo tranquilamente, “Por favor, saque su hoja de invitación, Compañero Daoísta, si no tiene hoja de invitación, entonces su medallón de identificación de su Secta servirá.”

Los ojos de Meng Hao parpadearon debajo de su sombrero de bambú. Sin una palabra, movió su mano y un medallón voló aterrizando en la mano del anciano. El anciano lo miró y, repentinamente, una mirada de respeto apareció en sus ojos. Devolvió el medallón con las dos manos.

“Por tanto, es usted de la Secta Desti…..”

Meng Hao tosió y el hombre dejó de hablar. Sin otra palabra, dio un paso hacia atrás y con una ligera inclinación, permitió a Meng Hao que continuara.

Meng Hao cogió el medallón y pasó al lado del anciano hacia el palacio. El medallón era el mismo que le había quitado a Ding Xin¹. Esta era la segunda vez yendo encubierto y con un nombre falso, teniendo un poco más de uso esta vez.

Sabía que este lugar sería un revoltijo de dragones y peces, bastante caótico. Si realmente fueran estrictos y comprobaran las identidades de los participantes, entonces, cómo podría ser considerada una reunión secreta? Habiendo observado el exterior por algún tiempo para analizar la situación, ahora se sentía calmado y sin prisa.

Después de entrar en el palacio, vio unos murales de roca ornamentales y riachuelos sobre los que se arqueaban puentes de madera verde oscuros. No demasiado lejos, había un pabellón, rodeado por músicos tocando instrumentos de cuerda. El sonido que producían era remarcable. Siete personas estaban sentadas dentro del pabellón. La mayoría de ellos mantenían algo de espacio con respecto a los demás. Como se podía sospechar, estaban sentados silenciosamente, observando a los demás.

Cuando Meng Hao entró, sus miradas cayeron sobre él.

Tres de las siete personas llevaban máscaras. Uno de ellos era Lu Tao, que estaba sentado allí con el ceño fruncido. Su mirada pasó sobre Meng Hao brevemente.

Dos no tenían cubiertos sus rostros. Uno era una mujer que parecía ser una dama y parecía tener unos treinta años. Llevaba espléndidos ropajes y era bastante guapa. Tenía una mirada atractiva en sus ojos que emitían encanto. Miró hacia Meng Hao por un momento, después sonrió y asintió.

Por último, había un hombre de mediana edad vistiendo una larga túnica amarilla. Una expresión de soledad cubría su rostro, y sostenía un cántaro con alcohol en su mano, del cual constantemente bebía. Le dio un rápido vistazo a Meng Hao con ojos pesados debido al alcohol.

Los rastros de los otros cuatro presentes estaban ocultos por máscaras. No era posible saber si eran hombres o mujeres.

Sin mover un párpado, Meng Hao entró en el pabellón y seleccionó una mesa para sentarse. Mirando a su alrededor, vio que únicamente habían nueve mesas dentro del pabellón. Incluyendo la suya, ocho de ellas estaban ahora ocupadas.

Obviamente, la mesa final estaba reservada para el anfitrión, para ningún otro Cultivador.

Después de que pasara algo de tiempo, un hombre alto entró en el palacio desde fuera. Estaba en la etapa media de la Fundación Establecida. Era grande y alto, tanto que sería inútil para él tratar de ocultar su identidad. Dio un paso dentro del pabellón, soberbio y frío.

Tan pronto como entró, paró sobre sus pies. Sus cejas se arrugaron mientras miraba alrededor.

“Esta no es la primera vez que yo, Xu, me he unido a esta reunión secreta,” dijo fríamente, “hoy vine con una invitación, y aun así, no hay lugar para mí. Cual de ustedes, Compañeros Daoístas, no entiende las reglas?” Golpeó su bolsa privada e instantáneamente apareció una hoja de jade de color azul. En su superficie estaba inscrita una palabra: “Secreto.”

La hoja de jade brillaba suavemente. Con una sonrisa, la joven levantó su delicada mano para revelar su propia hoja de jade, la cual puso sobre la mesa en frente de ella.

Seguidamente, Lu Tao continuó con el proceso, seguido de algunos de los demás. Pronto, únicamente Meng Hao y otro de los Cultivadores disfrazados no habían sacado una hoja de jade.

De uno de los otros dos emanaba el poder de la etapa final de Fundación Establecida. Esta persona estaba sentada tranquilamente, ignorando completamente al hombre alto. Sin atreverse a decir nada, los ojos del hombre alto cayeron sobre Meng Hao y la otra persona. Ambos estaban únicamente en la etapa temprana de Fundación Establecida. Los ojos del hombre alto brillaron fríamente.

“Vosotros dos, si no podéis mostrarme una hoja de jade, entonces podéis iros al infierno lejos de aquí. Dadme un asiento. Si no lo hacéis, entonces no abandonareis este lugar con vida.” Su voz estaba llena con intención asesina, la cual se transformó en una frialdad que llenó el área. El resto de las personas dentro del pabellón, continuaron mirando con diversas expresiones. Ninguno de ellos parecía desear interferir; aparentemente no tenían reparos sobre observar una batalla mágica a muerte.

Meng Hao no dijo nada, tampoco lo hizo la otra persona disfrazada.

Todo estaba quieto dentro del pabellón.

El hombre alto, apellidado Xu resopló, y después dio un paso, no hacia Meng Hao, sino hacia la otra persona, que resultó estar un poco más cerca de donde él estaba.

Sus ojos brillaron intensamente, estaba apunto de levantar su mano cuando repentinamente se pudo escuchar una ligera tos. Sonó a través del pabellón, y mientras lo hizo, todos los que estaban dentro, incluyendo el enorme Xu, giraron sus cabezas.

Un anciano vistiendo una túnica amarilla larga entró. Su rostro estaba tranquilo, y su cuerpo parecía estar entre lo real y lo ilusorios. No parecía estar moviéndose rápidamente, sin embargo, después de tres o cuatro pasos, estaba realmente dentro del pabellón.

“Saludos, Compañero Daoísta Qingshan.”

“Saludos, Compañero Daoísta Qingshan.” En el instante en el que apareció el anciano, todos, con la excepción de Meng Hao , se levantaron instantáneamente. La expresión de Meng Hao cambió y también el, se plantó y unió sus manos para saludar al anciano.

“No hay necesidad de ser tan formal,” dijo el anciano serenamente. “Todos vosotros sois héroes de la actual generación del Dominio Sur. Yo estoy aquí meramente para ser el anfitrión de esta reunión secreta. Por favor, procede.” Se sentó en la novena tabla y miró a la gente reunida, sus ojos brillaban y relucían. Finalmente, descansaron sobre el tipo enorme llamado Xu.

Viendo la mirada del anciano sobre él, hizo que bajara la cabeza respetuosamente. Meng Hao hizo lo mismo. Este anciano era un Cultivador en Fundación Establecida, pero estaba claramente más allá de la etapa final de Fundación Establecida. Estaba a mitad de camino de entrar en Formación de Núcleo, por lo que se podía clasificar como un Cultivador con Pseudo Núcleo.

Una persona así, en el Estado de Zhao habría tenido una posición mayor a la de Gran Anciano. Su presencia hizo que Meng Hao se pusiera un poco nervioso, pero también le llevó a realizar algunas suposiciones sobre lo que estaba ocurriendo.

“Compañero Daoísta Qingshan,” dijo el enorme Xu nerviosamente. Conteniéndose, dijo, “Le invito a hacer justicia. Llevo una invitación y aún así, alguien aquí  ha robado mi sitio.” Juntó las manos y dio una inclinación profunda y respetuosa.

“Quién robó tu puesto?” preguntó el anciano ligeramente. Su mirada era como un rayo que casualmente cayó en Meng Hao.

“Esta persona! Se quejó el enorme Xu, levantando su mano y apuntando al otro Cultivador disfrazado.

Ese cultivador dio un frío gruñido. Por el tono claro de la voz, era obviamente una mujer.

“Ese es mi huésped personal,” dijo el anciano, hablando ni rápido ni lento, como si los problemas de estos Cultivadores estuvieran por debajo de sus intereses. “Ella no podría robarte tu lugar.”

Escuchando esto, el enorme Xu jadeó por un momento. Pero entonces, su mirada se deslizó sobre Meng Hao. Una luz fría apareció en sus ojos. Ya que una de las dos personas estaba invitada, solo quedaba una sin una hoja de jade. Esta persona debe de ser quien le robó su asiento.

Todo el mundo estaba ahora mirando hacia Meng Hao, incluso la mujer que acababa de gruñir fríamente. Miró hacia Meng Hao con unos ojos fríos como el hielo.

Bajo su ancho sombrero de bambú, la expresión de Meng Hao era la misma de siempre.

“Cualquiera que venga a este lugar tiene la calificación para atender a la reunión,” dijo el anciano tranquilamente. “Sin embargo, si no tienes una hoja de invitación, entonces debes de esperar fuera del pabellón. Cuando llegue el momento de realizar negocios, puedes únicamente hacer pujas si todo el mundo de dentro del pabellón ha renunciado a ese derecho.”

“Por tanto, fuiste tú quien robó mi puesto,” dijo Xu, “no sabes la diferencia entre la vida y la muerte! No hay necesidad de que te levantes, si no te destrozo en pedazos hoy, entonces me convertiré en un hazmerreír.” Xu tenía una personalidad irritable para comenzar. Habiendo robado su asiento en frente de los demás, había hecho que surtiera su intención asesina. Su cuerpo se movió mientra el poder de la etapa media de Fundación Establecida emergía de él. Cargó directamente hacia Meng Hao.

Nadie se movió para interferir. Incluso el anciano solo observaba tranquilamente.

Cuando estaba a tres metros de distancia de Meng Hao, levantó su mano, haciendo que una mano mágica enorme apareciera y descendiera hacia Meng Hao. Meng Hao estaba allí sentado, justo como antes. Simplemente levantó su mano izquierda y movió un dedo hacia el hombre enorme.

Cuando movió su dedo, la energía espiritual del cielo y la tierra de dentro de ese lugar fue lanzada hacia el caos. Al mismo tiempo, la expresión del enorme hombre cambió. Súbitamente sintió como si hubiera perdido el control de su base de Cultivo y ahora estuviera completamente suprimida.

Esto causó que las pupilas de los Cultivadores a su alrededor se contrajeran, incluyendo la del anciano Qingshan. La mano derecha de Meng Hao ondeó y, en un instante, apareció un Dragón de Llamas de trescientos metros de longitud rugiendo. Xu gritó mientras que se dirigía hacia su cuerpo.

Todo su cuerpo se sacudió violentamente. Una mirada de incredulidad y aturdimiento cubrió su rostro, y después de desesperación. Su piel ardió en llamas. Un gran viento sopló hacia él, estampándole contra el suelo. En un parpadeo su enorme cuerpo fue reducido a cenizas que desaparecieron llevadas por el aire.

Lo único que quedó era una bolsa privada, que voló hacia la mano de Meng Hao. La golpeó ligeramente, sacó una hoja de jade sobre la que estaba inscrita la palabra “Secreto” y la puso sobre la mesa.

“Aquí está mi hoja de invitación” dijo. Los otros no podían ver su expresión, ya que estaba escondida bajo el sombrero de bambú. Solo podían escuchar su voz rasposa viniendo desde debajo de él.

———–

1.- Si olvidaste la primera vez que Meng Hao se hizo pasar por Ding Xin, puedes leerlo en el Capítulo 69: Joven Lord Ding.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

Anuncios

16 respuestas a ISSTH. Capítulo 140: No Conoces las Reglas?”

  1. FelipeCM dijo:

    Que presencia la de Meng Hao xD

    Le gusta a 2 personas

  2. hiikkii dijo:

    XD capitulo shido, muchas gracias

    Me gusta

  3. piroxtoa dijo:

    Gracias por el cap!!!

    Me gusta

  4. Bloody dijo:

    Gracias por el capitulo ツ

    Me gusta

  5. lanree dijo:

    Like a boss xDD

    todos, con la excepción de Meng Hao , e levantaron instantáneamente. (se levantaron)

    “Compañero Daoísta Qingshan,” dio el enorme Xu nerviosamente. (dijo)

    Una mirada de incredulidad y aturdimiento cubrió su rostro, y después de desesperación. (y después, de desesperación)

    Me gusta

  6. lukaxa dijo:

    Diooosss que bueno Meng Hao.
    Por cierto un pequeño detalle que me hace gracia en esta serie. Siempre se pasan 3 pueblos con las medidas no? Por ejemplo:
    Un dragón de 300 metros de longitud (están en una maldita sala cerrada, really???)

    Le gusta a 2 personas

  7. nicobaez16 dijo:

    Jakaja me encanto el capitulo nadie le roba el puesto a Meng Hao XD

    Me gusta

  8. hernan fontela dijo:

    Muchas gracias por el capitulo 🙂

    Me gusta

  9. yashino dijo:

    joder me gustaria ser como meng hao xD

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s